Bioestimulantes agrícolas: un modelo de Bioeconomía Circular

La agricultura moderna requiere hoy en día un balance entre una alta productividad, un máximo de seguridad para los consumidores y la sostenibilidad a largo plazo con el medio ambiente.

Los consumidores son cada vez más conscientes del origen y calidad de los alimentos que compran. Por otro lado, la mayor toma de conciencia respecto al impacto que la actividad humana provoca sobre el medio y el acuciante problema que supone el efecto del cambio climático sobre los terrenos de cultivo a lo largo de todo el planeta están poniendo en marcha un gran cambio en el sector agrícola, que busca resolver dichos problemas sin que esto afecte negativamente a la productividad de los cultivos.

La reutilización de las materias primas que actualmente se eliminan como residuos es uno de los principios clave de la Economía Circular.

Los bioestimulantes se producen a partir de co-productos o residuos agrícolas o, en el caso de los microorganismos bioestimulantes, utilizando estas materias primas como fuentes de carbono y nitrógeno para el crecimiento de bacterias u hongos. Estos productos regresan de nuevo al suelo para potenciar el crecimiento vegetal por lo que pueden considerarse un estupendo modelo de Bioeconomía Circular.

Fuente: http://www.fertilizante.info/bioestimulantes-salud-y-crecimiento-para-las-plantas/

¿Qué es un bioestimulante agrícola?

Según el EBIC (Consorcio Europeo de la Industria de los Bioestimulantes), los bioestimulantes  son sustancias o microorganismos diseñados para ser aplicados a plantas o suelos con el fin de incrementar el vigor de los cultivos, mejorar la calidad del producto resultante o aumentar la tolerancia de la planta ante los diferentes tipos de estrés abiótico (falta de agua, suelos con demasiadas sales, etc.).

Los bioestimulantes agrícolas actúan en la fisiología vegetal sobre aspectos que van desde la mejora en la calidad de la cosecha, la absorción de nutrientes, la liberación de nutrientes así como para el control de efectos adversos por factores agroclimáticos o de estrés abiótico, tales como la sequía, la salinidad, el pH, las heladas o la humedad.

Los bioestimulantes actúan por medio de mecanismos distintos a los fertilizantes u otros elementos que podamos añadir a nuestro cultivo, como los pesticidas. Mientras que con un fertilizante buscamos añadir elementos que mejoren la calidad del suelo, el bioestimulante dirige las reacciones bioquímicas de la propia planta hacia el aspecto que pretendemos favorecer, por ejemplo, a un mayor crecimiento de las raíces para que el intercambio de nutrientes con el medio sea óptimo. Por lo tanto, los bioestimulantes no buscan desplazar a los fertilizantes, sino todo lo contrario: la acción conjunta de ambos elementos permite que la planta aproveche al máximo los nutrientes aportados por el agricultor, lo cual repercute positivamente en el bolsillo del propio agricultor y en el medio ambiente, al no someter al suelo a una carga de nutrientes tan alta como para provocar la contaminación del mismo o los alrededores.

Mercado de los bioestimulantes

Dado su gran potencial, los bioestimulantes se están convirtiendo en un foco de inversión interesante y con grandes posibilidades de crecimiento. Europa es el principal  mercado para este tipo de productos, con 8.5 millones de hectáreas tratadas con bioestimulantes según datos de 2016. Este sector está en claro crecimiento y se espera que en 2022 alcance los 1.100 millones de dólares. La base de este crecimiento se encuentra por un lado en el énfasis de las instituciones (Unión Europea y gobiernos nacionales) en potenciar la agricultura sostenible y, por otro, en la mayor preocupación de los consumidores sobre el impacto de los productos sobre el medio ambiente.

Norteamérica supone el segundo mayor mercado mundial de bioestimulantes, con una proyección de crecimiento hasta los 766 millones de dólares para el año 2022.  América Latina es otro mercado con un crecimiento rápido con Brasil a la cabeza. El incremento poblacional y la amenaza del cambio climático convierten a esta región en un punto clave para el uso de esta clase de productos.

En el marco de la economía circular, la UE ha modificado la normativa europea de fertilizantes, que incluye a los bioestimulantes de las plantas. Este nuevo reglamento incluye una categoría de productos con aminoácidos,  ácidos húmicos, extractos de plantas, extractos de algas y microorganismos beneficiosos (hongos y bacterias) con actividad bioestimulantes de cultivos y suelos.

Por extensión, también se considera como un bioestimulante vegetal a los productos comerciales que contienen mezclas de estas sustancias o microorganismos.

Clasificación

Los bioestimulantes se enmarcan en una categoría de productos novedosa y su reglamentación a nivel mundial aún no está completamente cerrada. Sin embargo, existe cierto consenso entre científicos, reguladores, productores y agricultores en la definición de las categorías principales de productos bioestimulantes:

  1. Ácidos húmicos y fúlvicos. Las sustancias húmicas son constituyentes naturales de la materia orgánica de los suelos, resultantes de la descomposición de las plantas, animales y microorganismos, pero también de la actividad metabólica de los microorganismos del suelo que utilizan estos compuestos como sustrato. Las sustancias húmicas son una colección de compuestos heterogéneos, originalmente categorizadas de acuerdo a su peso molecular y solubilidad en huminas, ácidos húmicos y ácidos fúlvicos.
  2. Aminoácidos y mezclas de péptidos. Se obtienen a partir de la hidrólisis química o enzimática de proteínas procedentes de productos agroindustriales tanto vegetales (residuos de cultivos) como animales (colágenos, tejidos epiteliales, etc.). Estos compuestos pueden ser tanto sustancias puras como mezclas (lo más habitual). Otras moléculas nitrogenadas también consideradas bioestimulantes incluyen betaínas, poliaminas y aminoácidos no proteicos, que son muy diversas en el mundo vegetal y  muy poco caracterizados sus efectos beneficiosos en los cultivos.
  3. Extractos de algas y de plantas. El uso de algas como fuente de materia orgánica y con fertilizante es muy antiguo en la agricultura, pero el efecto bioestimulante ha sido detectado muy recientemente. Esto ha disparado el uso comercial de extractos de algas o compuestos purificados como polisacáridos de laminarina, alginato y carragenanos. Otros compuestos que contribuyen al efecto promotor del crecimiento incluyen micro y macronutrientes, esteroles y hormonas.
  4. Quitosanos y otros biopolímeros. El quitosano es la forma deacetilada del biopolímero de quitina, producido natural o industrialmente. Los polímeros/oligómeros de tamaño variado se usan habitualmente en alimentación, cosmética, medicina y recientemente en agricultura. El efecto fisiológico de los oligómeros de quitosano en plantas son el resultado de la capacidad de este compuesto policatiónico de unirse a una amplia variedad de compuestos celulares, incluyendo DNA y constituyentes de la membrana plasmática y de la pared celular. Además son capaces de unirse a receptores específicos responsables de la activación de las defensas de las plantas, de forma similar a los elicitores de las plantas.
  5. Microorganismos beneficiosos, en los que se incluyen dos categorías:
    1. Hongos y levaduras. Estos microorganismos interactúan con las plantas de muchas formas, desde simbiosis mutualista hasta el parasitismo. Plantas y hongos han coevolucionado desde el origen de las plantas terrestres. Los hongos micorrícicos son un heterogéneo grupo de hongos que establecen simbiosis con el 90% de las plantas. Hay un creciente interés por el uso de los hongos micorrícicos para promocionar la agricultura sostenible, considerando sus efectos en mejorar la eficacia de la nutrición, balance hídrico y protección frente al estrés de las plantas. Los géneros de hongos que más frecuentemente aparecen en productos bioestimulantes son Trichoderma y Glomus y las
      levaduras SaccharomycesCandida.
    2. Bacterias. Las bacterias interactúan con las plantas de todas las formas posibles: Como en los hongos, esta interacción puede ir desde el parasitismo hasta el mutualismo. Los nichos de las bacterias se extienden desde el suelo hasta el interior de las células vegetales, con localizaciones intermedias como la rizósfera. Estas asociaciones pueden ser permanentes o temporales (algunas se transmiten vía semilla). Su influencia en la planta es de todo tipo, desde los ciclos biogeoquímicos, aportación de nutrientes, incremento de la eficiencia en el uso de los nutrientes, inducción de la resistencia a enfermedades, mejora de la tolerancia al estrés abiótico y biótico e incluso modulación de la morfogénesis de la planta. En cuanto a su uso como bioestimulantes se consideran dos tipos fundamentales, los endosimbiontes mutualistas (tipo Rhizobium) o mutualistas no endosimbiontes o PGPRs de la rizósfera (del inglés Plant Growth-Promoting Rhizobacteria). Los géneros de bacterias que más frecuentemente aparecen en productos bioestimulantes son
      PseudomonasBacillusLactobacillusAzotobacterAzospirillumRhizobium.
  6. Compuestos inorgánicos. Se suelen llamar “elementos beneficiosos” a aquellos elementos químicos que promueven el crecimiento de las plantas y que pueden llegar a ser esenciales para algunas especies pero no para todas. Entre estos elementos  se suelen considerar el aluminio, cobalto, sodio, selenio y silicio; y están  presentes tanto en el suelo como en plantas como diferentes sales inorgánicas y como formas insolubles. Sus efectos beneficiosos pueden ser constitutivos, como el reforzamiento de las paredes celulares por los depósitos de silicio, o por la expresión en determinadas condiciones ambientales, como es el caso del selenio frente al ataque de patógenos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .