Economía Circular del Plástico

Anualmente se generan en Europa unos 25,8 millones de toneladas de residuos de plástico. Esto supone que cada habitante de la UE genera de media más de 50 kilos de residuos de plástico al año.

Entre 150.000 y 500.000 toneladas de residuos de plástico acaban cada año en los océanos en la UE, y ésto supone sólo una pequeña parte de la basura de plásticos que acaba en los mares y océanos en todo el mundo. Residuos procedentes de Europa desembocan en zonas marinas especialmente vulnerables como el Mar Mediterráneo y partes del Océano Ártico.

Los microplásticos, diminutos fragmentos de plástico de menos de 5 mm, se acumulan en el mar, donde su pequeño tamaño facilita que la fauna marina los ingiera fácilmente. Estos microplásticos pueden entrar en la cadena alimentaria y estudios recientes han detectado microplásticos en el aire, el agua potable y otros alimentos, como la sal o la miel, lo que puede causar impactos sobre la salud humana todavía desconocidos.

Se calcula que cada año en la UE se vierten entre 75 000 y 300 000 toneladas de microplásticos en el medio ambiente. Mientras que una gran cantidad de ellos proceden de la fragmentación de piezas más grandes de plástico, cantidades significativas también llegan al entorno directamente, lo que hace más difícil seguirlos e impedirlo.

Este problema se ve agravado por el mayor uso de plásticos desechables, es decir, envases de plástico u otros productos de consumo como bolsas, tazas, tapas, platos, pajitas y cubiertos que se desechan después de un uso breve, que rara vez se reciclan y muchas veces acaban arrojados por el suelo.

En enero de 2018, la Comisión Europea presentó la comunicación
“Una estrategia europea para el plástico en una economía circular.
Esta estrategia establece las “bases para una nueva economía del plástico en la que el diseño y la producción de plásticos y productos de plástico respeten plenamente las necesidades de reutilización, reparación y reciclado, así como el desarrollo y la promoción de materiales más sostenibles”.

Tras la adopción en el 2015, del Plan de acción de la UE para la Economía Circular en el que citaba a los plásticos como una prioridad clave, en 2017, la Comisión confirmó que se centraría en la producción y utilización de los plásticos y que trabajaría en pro de garantizar que en 2030 todos los envases de plástico sean reciclables.

La UE tienen la oportunidad de liderar la transición hacia los plásticos del futuro. Si lo consigue logrará un mayor valor añadido y prosperidad en Europa y, además, impulsará la innovación, reduciendo la contaminación por plásticos y su impacto adverso en nuestras vidas y en el medio ambiente.

Sin embargo, en la UE, el potencial de reciclado de residuos de plástico sigue estando muy desaprovechado. La tasa de reutilización y reciclado del plástico una vez finalizada su vida útil siguen siendo muy bajos, sobre todo en comparación con otros materiales como el papel, el vidrio o el metal.

Se están desarrollando materias primas alternativas, como los plásticos de origen biológico o los producidos a partir de dióxido de carbono o de metano, que ofrecen las mismas funcionalidades que el plástico tradicional y que podrían tener un menor impacto medioambiental, pero de momento solo suponen un porcentaje muy reducido del mercado. 

La estrategia europea para el plástico en una economía circular propone un conjunto de medidas de la UE y acciones clave para las autoridades nacionales y regionales así como para la industria. Concretamente, se propone que los estos actores deben colaborar en las siguientes líneas básicas:

  • mejorar el diseño y apoyar la innovación para conseguir que los plásticos y los productos de plástico sean más fáciles de reciclar;
  • ampliar y mejorar la recogida selectiva de los residuos de plástico, a fin de garantizar la calidad de los insumos para la industria del reciclado;
  • ampliar y modernizar la capacidad de reciclado y clasificación de residuos de la UE;
  • crear mercados viables para el plástico reciclado y renovable.

En próximas entradas de este blog iremos profundizando en cada uno de estos aspectos, en las opciones tecnológicas disponibles para ello y las tendencias globales para avanzar hacia una economía del plástico más circular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .