Alimentación sana y sostenible

La humanidad se enfrenta al inmenso desafío de proporcionar dietas saludables a una población mundial en crecimiento y hacerlo mediante sistemas alimentarios sostenibles

Aunque la producción mundial de calorías procedente de alimentos ha mantenido generalmente el ritmo de crecimiento de la población, más de 820 millones de personas todavía carecen de alimentos suficientes, y muchos más consumen dietas de baja calidad o demasiados alimentos.

La producción mundial de alimentos amenaza la estabilidad climática y la resiliencia del ecosistema y constituye el mayor impulsor de degradación medioambiental y transgresión de los limites planetarios. En conjunto, el resultado es grave y hace necesaria una urgente transformación radical del sistema alimentario global.

En enero del 2019 se han presentado públicamente las conclusiones del trabajo de dos años de la Comisión EAT-Lancet sobre objetivos científicos cuantitativos para dietas saludables y producción sostenible de alimentos.

Una de las conclusiones del estudio es que, para alcanzar los objetivos, en el 2050 serán necesarios cambios sustanciales en la dieta. El consumo mundial de frutas, vegetales, frutos secos y legumbres deberá duplicarse, y el consumo de alimentos como la carne roja y el azúcar deberá reducirse en más del 50%. Una dieta rica en alimentos de origen vegetal y con menos alimentos de origen animal es más saludable y, además, proporciona importantes beneficios ambientales.

La agricultura y la pesca no solo deben producir suficientes calorías para alimentar a una creciente población mundial, sino que además deben producir una variedad de alimentos nutritivos que mejoren la biodiversidad en lugar de apuntar a un mayor volumen de algunos cultivos, muchos de los cuales se utilizan ahora para la alimentación animal.

Para ello el sistema alimentario mundial actual requiere una nueva revolución agrícola que se base en la intensificación sostenible y esté impulsada por la sostenibilidad y la innovación del sistema. Esto supondría al menos una reducción del 75% de las brechas de rendimiento en las tierras de cultivo actuales, mejoras radicales en la eficiencia del uso de agua y fertilizantes, reciclaje de fósforo, redistribución del uso global de nitrógeno y fósforo, implementación de opciones de mitigación del clima, incluidos cambios en la gestión de cultivos y piensos, y la mejora de la biodiversidad dentro de los sistemas agrícolas.

Por último, una conclusión clave de este informe, con estrecha relación con la Bioeconomía Circular, es que se debe producir una reducción sustancial de pérdidas de alimentos durante los procesos de producción y así como una reducción de desperdicios alimenticios en el consumo.

Para lograr el objetivo de reducir al 50% las pérdidas y desperdicios de alimentos son necesarias soluciones tecnológicas aplicadas a lo largo de la cadena de suministro de alimentos así como la implementación de políticas públicas. Las acciones incluyen:

  • mejorar las infraestructuras posteriores a la cosecha, el transporte de alimentos, el procesamiento y el envasado,
  • aumentar la colaboración a lo largo de la cadena de suministro,
  • capacitar y equipar a los productores y
  • educar a los consumidores.

Si no pasamos a la acción, corremos un grave de riesgo de que los niños de hoy en día hereden un planeta que ha sido severamente degradado y en el que buena parte de la población sufrirá cada vez más de desnutrición y enfermedades ligadas al estilo de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .